Biblioteca IES Castillo de Luna (Alburquerque)

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora."

(Proverbio hindú)

sábado, 24 de marzo de 2018

XIV Concurso de Relatos Hiperbreves

En el mismo acto de entrega de los Premios Luis Landero, el Departamento de
Lengua Castellana y Literatura dio a conocer la relación de ganadores de la decimocuarta edición de este concurso.

Aquí tenéis los relatos hiperbreves ganadores de 2018, toda una muestra del ingenio de nuestros alumnos y alumnas:

A través de la pantalla
Sé que cuando te abrace todas mis cicatrices sanará, pero hay que esperar porque estás detrás de esa pantalla.
(Beatriz Vega Pineda,  1º ESO B)


Un universo, varias galaxias, billones de estrellas, ocho planetas, millones de personas, pero al final… ¿Para qué queremos tanto si solo hay algo que nos hace sentir?
(Elena Rubiales Galea, 1º ESO C)

Vivo sola
Hoy me he despertado a las cuatro de la madrugada para escuchar tres golpes provenientes de la puerta de mi cuarto… Después de eso, la puerta se abrió de golpe… Vivo sola… 
(Sonia Santos Vivas, 2º ESO B)


Complicaciones 
Miré por la ventana y vi algo muy complicado de entender: la vida.
(Irene Prieto Alfonso,  2º ESO A)


Tengo ganas 
Me están entrando ganas. Muchas ganas. ¿Por qué? No lo sé. ¿Lo hago o no? Tampoco lo sé. Lo único que sé es que a veces me encantaría volver a ser pequeña y hacerlo sin darme cuenta. O, simplemente, hacer retroceder el tiempo. Pero es imposible y las ganas me pueden. Así que voy a pintar la pared por última vez.
(Irene Vilés Vinagre,  3º ESO C)


Adiós, Reina 
Ya se oyen los pasos de los guardias; mis manos comienzan a temblar. Nunca pensé que los franceses querrían verme muerta después de haber sido su reina. Aquellos vestidos de seda y encaje, las fiestas, las visitas a la ópera…. Todo eso ha cavado mi tumba ¡donde yaceré!, ¡donde yacerá la Reina de Francia!
(Víctor Durán Maldonado, 4º ESO A)


¿Qué hay para vivir? 
Cordura de primero, de segundo un poco de razón, y para acabar, un postre con monotonía, por favor. ¡Cuánto daño está haciendo esto de estar a dieta de corazón! Ya mañana le echaré una pizca de locura.
(Eva Pérez López, 1º BACH. CT)


Desperté en mitad de la noche, mientras rozabas mis labios. Te besé y dejé que me saborearas. También te saboreé. Me susurraste lo mismo que todas las noches: “Hoy será nuestra noche”. Volví a besarte y nos hicimos uno: tú tan destructiva y yo tan vulnerable. Desapareciste tras las luces del amanecer. Vuelta a la realidad y a la misma mierda que nos mata lenta y silenciosamente.
(Patricia Muñoz Vicho, 1º BACH. CSH)


El rostro 
Miré el reloj. La una de la noche, las dos, las tres y… se acercaba el momento. Las cuatro. Hora de regresar a casa. Bailes, risas, amigos, fiesta… En fin, dejé de lado el reloj y, de repente, allí estaba aquel rostro enfurecido, con bata y pijama.
(Paola Cerezo Píriz, 2º BACH. CSH)


Agonía 
Mirara por donde mirara, vacío. Sentía que mi mente no podía pensar. Vacía también. En realidad parecía que yo misma estaba completamente vacía por dentro. No me quedaba aire para respirar ni fuerzas para hacerlo. Poco a poco, me fui durmiendo. Al fin pude sentir algo. Sentía que me iba.
(Marta Díaz Píriz, 2º BACH. CSH)


Cinco horas, cansancio y aburrimiento mezclados. Cabezadas con esperanza de despiste y posterior sueño. Solo quisiera seguir tranquilamente la voluntad de mi cabeza.
-¡Alguien puede ir a por tiza!
-Sí… (Mi conciencia me espera fuera) …yo voy.
(Alejandro Pocostales Rodríguez, 2º BACH. CT)

No hay comentarios:

Publicar un comentario